La mente es nuestro peor enemigo

 
Un veintitrés de noviembre caminaba cerca de una carretera, era eso de las ocho de la noche. Al final de la carretera veo una casa que al parecer estaba vacía, ¡qué raro! Mientras me acerco, veo árboles sin hojas, pero en realidad no podía ver mucho, estaba todo oscuro. Estaba muy asustada, pues le tengo miedo a la oscuridad. Quiero irme de aquí, pero a la vez tengo curiosidad. ¿Qué hago? Probablemente esté loca, pero en realidad quiero ver que hay adentro. Me voy acercando a la casa cada vez más, al llegar a la puerta siento alguien detrás de mí, me volteó para ver rápidamente y desaparece. Miro al suelo y en la alfombra hay una llave, de esas antiguas, estaba toda mohosa. Abro la puerta y siento el ambiente muy cargado. Miro para todos lados pero siento que algo se aproxima hacia mí. “¿Qué haces aquí?” – escuché que me susurraban varias voces al oído. Aterrorizada del miedo corro del lugar, entonces recuerdo el por qué no debería ver películas de terror. Mi imaginación y mi mente son muy fuertes, me han jugado una broma, porque en realidad no había nada.

La mente es nuestro peor enemigo.

—Angélica D. Serrano Román

2015 ©Derechos Reservados de Sarcasmo Intelectual

Una respuesta a “La mente es nuestro peor enemigo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s