La educación en Puerto Rico

book%20and%20pencil

¿La educación es la clave para un buen futuro, no? ¿Entonces que está pasando con la educación en nuestro país? Para una persona ser maestro/a en Puerto Rico, no necesitas un “IGS” tan alto. Entonces, ¿quiénes son los que nos están enseñando?, ¿quiénes enseñaran a nuestros hijos? Tampoco digo que la capacidad de una persona se defina por un “IGS”, pero si es una gran referencia.  He escuchado cantidad de personas y maestros a lo largo de mi vida como estudiante que me han dicho: “Yo quería estudiar tal cosa, pero el “IGS” no me alcanzó”. ¿Entonces para qué están trabajando?, ¿para los quince y los treinta? Hay muchos maestros buenos, de verdad que sí. Hay maestros que aman y se apasionan por su empleo, que son responsables y sí se preocupan por la enseñanza que están dando; pero hay otros que no. Siempre está la típica maestra que te da el material un lunes y el miércoles hay examen, ¿qué enseñanza nos están dando?

Cuando salimos de la escuela superior, todo lo que hemos aprendido es a “embotellarnos” el material. Está el maestro que no acaba de dar un proyecto y te dá otro, al parecer piensa que es la única clase que tenemos y que vamos a nuestras casas luego de la escuela a echarnos aire. Está la maestra que falta todo el año y llega al final del semestre con veinticinco proyectos con un valor de 300 puntos cada uno para completar las puntuaciones que no pudo en todo el año. O quizás te tocó el maestro que todos sus trabajos son de 200 puntos, aunque sean unas definiciones, para acabar con el total de puntuaciones que le requieren. Si no, de seguro te tocá la maestra malcria’, que cualquier cosa que le digas, te sale de atrás pa’ lante. El maestro que su clase es de Ciencia, por ejemplo, pero te habla de la cultura indígena, el cacique y el bohío, cuando nada de eso tiene que ver con su clase. ¿La maestra repetitiva? Sí, la que todos los días tiene un testamento en la pizarra sólo para ti, y que por cierto, tienes que copiarlo todo en cuarenta minutos. Si no, el maestro que te dá treinta ejercicios, te explica por encima y listo, si no entendiste, ¡mala tuya! La maestra amenazadora, la que te dice: “Sí no me dicen quién hizo el ruido, les daré un examen.” La típica que se queda hablando con su grupo de amigas maestras en el escritorio, con el “Facebook” encendido y tú copiando.

El maestro Wikipedia, el que le da “copy” y “paste” a todo y te lo da para que lo copies, pero él ni siquiera sabe de qué trata lo que te acaba de dar. En fín, cantidad de cosas que vemos en los maestros, los mismos que deberían estar instruyéndonos.  Yo estoy consciente de la carga de un maestro, pero si tú tomaste la decisión de tomar ese empleo, ¡hágalo bien y con responsabilidad! Estamos a un nivel de que los estudiantes, en duodécimo grado no saben que es una conclusión, no saben que es un ensayo o como realizarlo. Es claro que también el estudiante tiene que poner de su parte, pero muchas veces es el maestro que no se preocupa por enseñarle, al contrario, se burla y lo humilla delante de sus compañeros. Se supone que el maestro sea la ayuda y el apoyo del estudiante, no la piedra de tropiezo de él.

El ausentismo y las renuncias de los maestros nos están afectando. “Durante el pasado año fiscal 2013-2014 el promedio de ausencias de maestros del salón de clases fue de 2,525 diarias, lo que representaría poco más del 7% de todos los maestros activos en el sistema.” – dijo Lilia M. Torres en el periódico El Nuevo Día, quién es secretaria auxiliar del Departamento de Educación. Yo pienso que primero que todo, deberían exigirle un poco más a los maestros, comenzando desde los requisitos para estudiar. Creo y entiendo que deben ser personas aptas para trabajar con estudiantes, diferentes tipos de personalidades. Deberían tener personas dinámicas, comprometidas, apasionadas por su carrera, personas inteligentes y con muchas ganas de enseñar. “El educador mediocre habla. El buen educador explica. El educador superior demuestra. El gran educador inspira.” – Maruja Torres.

¿Cuál es tú excusa? ¿Qué el Departamento no provee nada? ¿Qué el Departamento está mal?  ¿No que si tu retiro? No hay excusa para ser un maestro/a mediocre. Vuelvo y repito, yo entiendo la carga de un maestro. Yo entiendo que el fracaso de un estudiante no depende del maestro, pero sí hay que admitir que muchos maestros no dan el 100%. Así mismo como hablo de los maestros, hablo con los estudiantes. El maleducado que no sabe dirigirse con respeto a un maestro. Está el que siempre llega tarde a las clases, y siempre tiene una buena excusa. Si no, el que nunca hace los trabajos, tampoco hace tareas y prefiere pedirle prestado al amigo para copiarle el trabajo.  La estudiante que casi siempre falta, no le gusta entrar a clase, y se pasa cortando; pero cuando entra, nunca lleva libretas ni lápices, se cree que es la Plaza de Caguas.

El estudiante conformista, sabe que puede hacer más pero es tan vago que se conforma con una B baja o una C. El líder de la manada, normalmente es el más problemático del salón, siempre está payaseando y perdiendo el tiempo. El estudiante capitán, el que manda, el que quiere dar la clase y todo lo sabe. ¿Somos el futuro de Puerto Rico? Vamos a comportarnos como tal. Queremos ser grandes profesionales, con mucho dinero y lujos, pero no sacrificamos y luchamos por ello. Es mejor “Netflix and chill”, beber, fumar y las mujeres que sentarse un sábado a repasar. ¡Qué maldita vagancia, que recostados somos! Nunca se preocupan por sus calificaciones hasta el día que se entregan, y cuando los padres le reclaman: “No, es que la maestra la cogió conmigo.” Como dije, hay maestros y hay maestros, pero no puede ser una excusa. Preocúpate por tus estudios ahora, no después, porque luego te vas a arrepentir.

En conclusión, querido maestro y estudiante, sea responsable, asista con regularidad. Sea atento a escuchar el punto de vista del otro. No trate de hacerles la vida imposible a los demás y coopere. Podemos, debemos y tenemos que hacer de Puerto Rico un lugar mejor, y todo se empieza por la educación y los valores.

—Angélica D. Serrano Román

2015 ©Derechos Reservados de Sarcasmo Intelectual

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s