La Chica Dorada Por: Kevin Díaz Westerband

blonde

La Chica Dorada

Esto es una carta abierta dirigida a la posible chica de mis sueños, a quien un día comencé a seguir en las redes sociales simplemente por que presione ese botón. Quien de cierta forma me ayudo a salir del insomnio en el me sentía atrapado. Me preguntaba a mí mismo: “¿Podría ser ella la chica especial que tanto he esperado?” Pues ya me había cansado de buscarla, cansado de intentar revivir viejas historias con chicas del pasado, pensando que una de ellas podía ser y que por ciego la había dejado ir. Pero no, siento buenas vibras de la que acaba de llegar. Claro está, no me puedo basar en unas simples vibras. De hecho, hay más, me hace preguntarme cosas a mí mismo, cosas a las cuales me hacen reflexionar, cosas como: ¿Qué es esto que ha despertado en mí?, ¿Qué estoy haciendo aquí, escribiendo?, ¿Estaré despierto o esto es un mero sueño? Todo fue tan repentino, llegó a mí como rayo de sol en la mañana. Estas ganas inefables de agotar la tinta de mi bolígrafo, de agotar cada célula dentro de mi cerebro. Sensación increíble, apenas la conozco, fue un hechizo, una bendición o talvez fui escogido para una brujería. Sí, no tengo la mínima duda de lo hermosa que es, pero, eso no lo es todo. Su forma de ser es otra cosa, algo totalmente magnifico. Libre como las aves, más fiel que el papa Francisco. Con un futuro tan planeado y tan seguro que hace tambalear las estrellas del universo en las noches cuando lo sueña. El gran afán de vivir feliz sin importar lo que diga el mundo, el empeño de lograr todas sus metas y una vez logradas, crear nuevas metas. “¡Wau!”, una de las numerosas expresiones que abundan en mi mente cuando en ella pienso. Tan radiante con su cabello dorado enrolado.

– Kevin Díaz Westerband

Texas, Estados Unidos

Gracias Kevin por tus palabras, has llenado mi alma de felicidad. Gracias por permitirme un pedazo de tu vida, llenarte de inspiración es para mí un privilegio, te estaré eternamente agradecida, amor. No es brujería, no es sueño, pero sí es una bendición; pero buenas noticias, acaba de empezar.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s