Elecciones 2016: Dejando atrás el voto cliché

¿Qué es el partidismo? El partidismo es el mal que ataca a los puertorriqueños. Vivimos en un país el cual el primer deporte lo es la política, la crítica entre cuál partido es peor que cuál. Estamos rodeados de personas que, si son del Partido Popular Democrático (por ejemplo), ¡no se pueden poner una camiseta azul! Lo digo por qué ocurre, me pasó un millón de veces cuando trabajaba en una tienda de ropa de caballeros (donde juraba que sería más fácil que una de féminas) donde las esposas venían a pedir sugerencias de camisetas y a la hora de darles una de algún color representativo de algún partido político, me decían: “¡Estás loca, le llevo eso yo a mi marido y me mete en la cara!” En un país donde si sus padres eran “penepés”, todos en la casa tenían que serlo. Sí, como si fuese una herencia o un legado. Un país que vive en la disyuntiva de ser rojo o ser azul, como si llevaran unas anteojeras que no les permitiera mirar otras opciones. Vemos la misma maniobra, los mismos movimientos, los mismos maniquíes de cada cuatrienio queriendo engañar nuevamente al pueblo.

Por esa razón, en estas elecciones, todos deberíamos votar diferente.  Nos centramos tanto en dos partidos que por 48 años hemos estado en el vaivén y en el juego político. Muchos pensarán que sería un voto perdido si hacemos uno diferente, pero no. Me atrevo a apostar que si el mensaje se esparciera por toda la isla, las personas escucharan bien las propuestas de todos los candidatos y los evaluaran bien, crearían conciencia y dejarían de repetir que votar por candidatos ya sean independentistas o emergentes es botar el voto. Si dejáramos atrás él: “Yo no voto por qué todos son iguales y todos van a robar.” o “Voy a votar por este por qué aquel no tiene tan bonita apariencia física.”, podríamos ver cambios. ¿Qué podemos decir? Lamentablemente muchas personas dependen de la opinión de su prójimo ya que se dice que el puertorriqueño repite todo lo que escucha sin pensar. Esto es como el tema del reciclaje, nadie quiere reciclar porque “de qué vale que recicle si nadie más lo hace”. Puerto Rico consume por persona diariamente 6 libras de basura aproximadamente. Si una persona comienza a reciclar son 6 libras menos, si se une su vecino serían 12. Si consiguen ser 100 personas, serían 600 libras.

La cosa está en no pensar en que uno solo no puede hacer la diferencia. La meta es hacer que la gente cambie de perspectiva. Debemos y podemos sacar a esos aspirantes de grandes partidos que lo que hacen es enriquecerse y utilizar los fondos especiales para otros fines. “Nos hemos visto llenos de decisiones improvisadas que, lo único que atienden, es el ser electo y el ser reelecto; y más aún, lo único que le importa muchas veces es atender el ‘inversionimo’ político, la agenda particular y su partido político”, dijo el candidato a la gobernación, Manuel Cidre. El mismo que asegura que no viviría en La Fortaleza y utilizaría su propio auto, de ser electo. Además, de no acogerse al fondo especial. “Lo ideal sería que los partidos políticos levantaran sus fondos de una manera transparente y que el gobierno mantenga sus manos fuera de ese proceso”, dijo. 

Por tales razones, te invito a dar un paso diferente y dejar atrás el partidismo que no nos deja echar pa’lante. Compate este artículo si estás en contra de él.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s