Un mismo país, un mismo idioma, un millón de términos.


b5b308a0-d27b-0132-bfb4-0a13eebe068d.jpgComo es conocido por todos, Puerto Rico tiene como idioma oficial el español. Sí, a pesar de cambiar el 80% de las palabras, utilizar anglicismos y cambiar la ‘r’ por la ‘l’. Sin embargo, hoy vengo a hablar sobre cómo en un país donde se practica el mismo idioma, hay tanta diversidad de términos. Me dediqué a buscar personas de los siguientes pueblos: Caguas, San Juan, Ponce, Arecibo, Bayamón, Mayagüez, Guayama, Humacao, Carolina y Aguadilla. Estos pueblos tienen una distancia algo considerable. Además, las personas participantes tenían que haber vivido toda o casi toda su vida en ese pueblo que representaba.

La prueba consistía en que debían llenar un sondeo o encuesta en la que se mostraban distintas imágenes de objetos o cosas que podemos ver en cualquier lugar y que, no se llamaban de la misma manera. La persona participante tenía que escribir en el blanco debajo de la imagen, como se le decía en su pueblo.

La primera imagen era de un aperitivo que vemos comúnmente en las fiestas o celebraciones. El mismo está hecho de jamonilla, queso crema y mermelada de piña por encima. En donde vivo le conocemos como ‘cerebro’. Génesis González González de Humacao, comparte la misma opinión que la mía, sin embargo, durante la investigación pude sacar varios nombres para este. Thaysha Sánchez Bonet de Bayamón, dice que a eso se le llama ‘dip de piña o volcán’. Sinceramente entré en un estado de ‘shock’ porque lo único que había escuchado que se llamara así, era el postre de chocolate de Church’s. Aún así, vi términos como: ‘galletas con jalea’, ‘bola de cristal’, ‘isla flotante’, ‘bola de Pepe’ y ‘cerebro de mono’.

La segunda era de un objeto cotidiano que es utilizado para transportar pequeñas cantidades de mercancías, usualmente lo vemos en las tiendas y supermercados. Estas son conocidas como bolsas o fundas. Al parecer siempre ha existido la encrucijada entre ambas. Mientras que Melanie Carrión (San Juan) dice que son bolsas, Jesús E. García Meléndez (Arecibo) dice que son fundas.

La siguiente imagen se trataba de una fritura, que personalmente me gusta de coco. Aimee González Romero de Guayama, suele llamarle ‘arepas’, ‘domplines’ o ‘tortitas’. Para Jamillette Santiago (Humacao) simplemente son ‘arepas’ y para Joymile Caraballo Echevarría (Ponce) son ‘domplines’.

La cuarta fotografía era una pieza de auto conocida por Yashira A. Sanabria (Carolina) por ‘aros’ y  Rodolfo Vázquez Martínez (Caguas) también como ‘camones’. Aunque la mayoría de los participantes le llamaron ‘aros’.

La quinta se trataba de una pieza de ropa íntima de caballero, aunque creo que las chicas se fijaron en otra cosa, porque incluso hubo una de Ponce, Adrianna M. Figueroa, que escribió ‘buenote’ y Génesis González que escribió ‘cuerpazo’. Pues la cosa es que Daydi Rivera de San Juan, le conoce como ‘bóxers’  al igual que yo; pero Stephanie N. Burgos Olivo de Caguas, le llama ‘calzoncillos’ a la misma cosa.

Otra imagen que tiene distintos términos fue la de una mujer secándole el cabello a otra. Para mí sería “secar”, pero una chica de Ponce le llama ‘estirar’, otra de Arecibo le dice ‘alisar’ y he escuchado que también le dicen ‘pulir’.

De igual manera con una imagen de un establecimiento o estación de servicio donde ocurre la venta de combustible, piezas, alcohol, tabaco y en muchas ocasiones tiene un ‘mini market’. De esa imagen surgieron los siguientes términos: ‘puesto’, ‘gasolinera’ ‘gasolinería’ y ‘garaje’.

Al mostrarles una imagen de una moneda equivalente a 1¢ le llamaban: ‘centavo’, ‘chavito’, ‘chavito prieto’, ‘moneda de un centavo’ y hasta ‘vellón’ dijeron. Así mismo con el recipiente que se utiliza para cocinar o para calentar agua, que había una disyuntiva entre si era ‘caldero’ u ‘olla’.

Sorprendentemente saqué dos términos que desconocía para referirse a la fruta tropical que desde siempre había comido en tostones y que le dicen ya sea ‘pana’, ‘panapén’ o ‘mapén’. En otra imagen que se mostraban unos zapatos femeninos, (más bien ‘flats’ en inglés) les llegaron a llamar por: ‘chancletas’, ‘chanclas’ o ‘sandalias’. Cuando le tocó el turno a una imagen de seis monedas equivalentes a 5¢ cada una, les dijeron: ‘chavitos de cinco’, ‘vellones’, ‘fichas’ o ‘menudo’.

Otro término y el último que presentaré fueron sobre la típica ensalada hecha de bacalao’ y demás, que conocía como ‘ensalada de bacalao’’, claro está. Pues resulta que también les llaman: ‘ensalada de marisco’, ‘serenata de bacalao’, ‘bacalao’ encebollado’ y dos personas dijeron: ‘gazpacho’. Increíble, porque el gazpacho y la ensalada de bacalao’ no se parecen.

Con esta pequeña investigación y experimento cultural comprobé mi hipótesis. A pesar de ser un mismo país con un mismo lenguaje, conocemos las cosas por distintos nombres dependiendo la ubicación y el pueblo. Fue un trabajo muy divertido a decir verdad, ya que pude aprender distintas palabras que desconocía y si algún día llaman de otra manera a algo que conocía de otra, no me estaría tan raro. Además de reírse con la cantidad de nombres extraños que se inventan. ¿Y tú? ¿Conoces otra cosa que tenga múltiples términos?

Comparte esta publicación en tus redes sociales. Puedes utilizar los botones de mando que se muestran abajo para compartilo en Twitter, Facebook, Google+, correo electrónico, WhatsApp e imprimirlo. Déjanos un comentario o escríbenos a: sarcasmointelectual.blog@hotmail.com.

Agradecimientos especiales a Fabiola A. Reyes y Erick Romero por su colaboración para este experimento al igual que las personas participantes.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s