“Pokémon Go ha ocasionado muchos accidentes.”

Foto por: Olivia Harris/Getty Images

Recientemente escuché a alguien decirle a mi madre que el bendito juego de ‘Pokémon Go’ ha causado muchas muertes, accidentes y que es muy peligro. Sinceramente este asunto me tiene harta y no por el juego, es por la actitud de las personas ante ello. ¿Qué es un peligro estar tan pendiente a un juego y descuidar su vida? Sí, claro que sí, pero el problema no es el juego, sino las personas que lo usan.  ¿Cómo así? Sencillo, aquí en Puerto  Rico todos somos unos “fiebrús”. Cuando sale algo nuevo todos queremos usarlo. Así mismo cuando compramos unas tenis que salieron nuevas, por ejemplo, y eran para usarse el viernes y no pudiste aguantar para estrenarlas. De la misma manera que cuando salió Uber, que las personas solicitaban uno hasta para ir a la farmacia que quedaba a una milla. Igual el año pasado cuando estuvo de moda “Flappy Bird” y escuchábamos en todos los rincones el molestoso: “tin, tin, tin”. Así mismo cuando salió la película de Disney, Frozen, que fue el motivo de cumpleaños, celebraciones y hasta creo que de bodas y bautizos en Puerto Rico. Donde las nenas se compraban los trajes, las pelucas, se compraron libretas y hasta bultos de ese motivo (y todavía).

Igual que cuando viene un ‘rave’ (party de música electrónica) que van a comprarse la taquilla aún sin conocer a los DJ’s para subir de 200 a 300 ‘snaps’ de que están ‘motivás’. Estamos hablando de como cuando salió la moda de comprar limonadas que veías a todo el mundo tomándose fotos para subirla a Facebook e Instagram. Eran bien creativos con los nombres: “Limonadas frescas”, “Limonadas 2 go”, “Limonadas de Vampy”, “Limonadas de limón”, entre otros medios extraños. Sin dejar de mencionar los benditos filtros de Snapchat que si del perrito y esas cosas, que desde que salió hasta ahora, veo 1,200 fotos de personas con eso. ¡Ah, pero aquí no son fiebrús! Donde pintan la bandera y ya van a tomarse fotos con ella negra. Sí, porque se las pintan de que aman el negro, tienen “todo el armario negro”, que si “su corazón es frío y negro”, que si “negro como su alma”, que si “el negro es vida”. Wow, que darks. ¿Qué más?, ¿también nadie los entiende, beben café con un cigarillo en la mano y tienen muchos libros?

Entré hoy a mi red social de Facebook y veo que Rafael González publica algo relacionado a este tema y cito: “Yo tengo algo que decirles. Hace mucho tiempo que la gente está pegada a su teléfono, empezando por Facebook. Todo el mundo siempre está metido aquí, donde quiera que vayas siempre hay gente en el teléfono; en las salas de espera, el pueblo, el ‘mall’, etc.” Lo cito porque estoy muy de acuerdo con lo que presenta. El problema no son los juegos, es el vicio que esto provoca. Vicio que también provocan las redes sociales y que han traído accidentes y muertes. Según la Comisión para la Seguridad en el Tránsito, para el año pasado hubo alrededor de 170 muertes, entre ellas de peatones, conductores, y más. ¿Quién me garantiza a mí que más de la mitad de ellas se hubieran evitado si la gente no usara el celular? Para decir más, hicieron un estudio el año pasado en el cual participaron 600 personas desde los 16 años que tuvieran un vehículo y condujeran en varias ocasiones a la semana. Al preguntarles qué cuáles situaciones ellos entendían que eran más serias en cuanto a accidentes en el tránsito, estas pusieron al conductor distraído (en el uso del celular) como la segunda más seria. Llevándose así un 26% de los votos, la primera fue guiar ebrio con un 29%.

Comment, pokémon.png

No, la otra es que es ni qué satánico. Yo estoy hasta aquí -se señala la frente- de los comentarios relacionados a esto. No he visto que incitan a algún acto “malo” pero si son “satánicos”. ¿No son satánicas las novelas porque incitan a la guerra, la infidelidad y la lujuria? No me vengas a hablar de santería si mientes, robas, eres infiel, juzgas a las personas y eres una persona de doble moral. No me vengas a hablar de pecados porque para ustedes todo es malo y me va a llevar el diablo por el pelo. Lo que sí (si vinimos a ver por lo que dice la Biblia) sería pecado sería el vicio y la adicción. De eso sí estamos hablando. ¿Pero qué más da? Si la gula es un pecado y la gente sigue comiendo hasta verse como un lechón de varita en Navidad.

Por tales razones les pido, por su madre y por la mía, que paren con la crítica hacia este juego. No es el primero ni el último en estar de moda aquí ni en otro país. Efectivamente, se irá como ha pasado con anteriores cosas y todo seguirá “normal”.  Pare de criticar y si no quiere que a su hijo, nieto o sobrino le pase algo, sea responsable, póngase a vigilarlo (y deje la novela) y sobre todo, establezca horario de uso. No deje que se envicie y no pasará nada. ¿Qué si los adultos ya están viejos para eso? Usted está viejito ya para meterse en asuntos que no les corresponden. Y quiero recalcar, yo no soy fanática del juego, solo conozco a Pikachú y al de “Vamo a calmarno”, pero sí soy una joven molesta con lo que está sucediendo. Tampoco soy atea, así que denle ‘stop’ al ‘hate’. Así que nada, pónganse para su número y deje de repetir lo que todo el mundo dice.

References Enlaces de referencia:

  1. http://comisionparalaseguridadeneltransito.com/stats/
  2. http://comisionparalaseguridadeneltransito.com/wp-content/uploads/2015/11/CST15-DISTRACTED-STUDY.pdf

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s