¿Las cosas que nos pasan son realmente buenas o son malas?

hires

Imagen extraída de: Posicionamiento Web Marbella

Buena pregunta, hasta hace un día pensaba que las cosas se catalogan como buenas y malas. Sencillamente porque así nos criamos. Si te dan el trabajo es una noticia positiva. Si se te daña el carro fue algo malo y bajas a todos los santos del cielo. Sin embargo, aprendí algo nuevo. Las cosas que pasan son relativas. Pensarás algo como que: “¿Qué es esto? No tiene sentido.” Yo reaccionaría más o menos así si no pensara de la forma que hago ahora.

Lo cierto es que me puso a pensar un compañero de la universidad que realmente no conozco, pero de gran pensamiento crítico. Él dijo: “Si una persona hace algo “bueno” por cinco personas que está afectando a tres. ¿Es bueno o es malo?” Damn, qué difícil será escoger entre cuatro personas para algo “bueno” y tres a los que estoy afectando. Seguramente escogerías a las cuatro personas, pero la realidad es que lo harías más bien por la cantidad de personas afectadas. Atención: La cantidad no tiene importancia.

Es por esto por lo que esto trabaja bajo perspectiva. ¿Y qué es eso? Según el Diccionario Gratuito de Farlex, la perspectiva va a la par de un ángulo de vista. La perspectiva es un punto de vista o modo de ver y considerar las cosas. Pero no solo eso, no solo afectamos a otras personas haciendo el bien para otros, también nos afectamos nosotros mismos. Además de que lo que nos pasa siempre o es bueno, o es malo. Entonces volvamos a los ejemplos de la introducción y ya que soy una persona bien dinámica, les voy a dar ejemplos de Kinder-garden.

María Josefina obtuvo un empleo gerencial en un restaurante. Llevaba 1 año y medio y es una persona bastante comprometida con su trabajo. María está estable económicamente ya que recibe varias ayudas. Sin embargo, Pedro Martínez llevaba 8 años trabajando en el mismo y se lo sabe de cabeza hasta los pies. Ha trabajado con mucho esmero y dedicación como desde que empezó. Pedro no está bien económicamente y es viudo con un hijo pequeño. Obviamente, no recibió un ascenso debido a que le fue otorgado a María. ¿Para quién se supone que era el trabajo? ¿Quién lo merece más? ¿María porque tiene que superarse y dejar de depender de las ayudas o Pedro que lleva más años y lo necesita más? Sea para quien sea, la buena noticia de uno afecta al otro. Tus logros afectarán a otros, eso siempre pasará.

cosas-buenas-malas

Imagen extraída de: El Blog de la Felicidad.

 

Ahora bien, vayamos al segundo ejemplo, el carro se daña. Antes que todo te entra de todo, quieres golpear a la gente, te quejas porque llegarás tarde al trabajo o a la universidad y bajas todos los santos de la mano de Jesús. Sin embargo, el 0.01% de la población se ha puesto a pensar que quizás en ese momento, en ese preciso instante, hubo un choque o algún accidente por el cual pudiste haber salido afectado y así no fue. ¿Fue malo llegar tarde al trabajo y te dieran un memo o fue bueno porque no fuiste partícipe del choque?

Es por esto, que todo lo que nos ocurre es relativo. Lo bueno y lo malo no existe. El fracaso es “malo”, pero atrae una experiencia que a la larga será positiva. ¿Entonces? La realidad es que el primer paso es aceptar que tus intereses ajenos a los tuyos. Segundo: lo que me beneficia a mí, perjudica los intereses ajenos. Por último: no existe el bien o mal. Y para cerrar, una frase de un escritor británico famoso, William Shakespeare:

“ No existe nada bueno ni malo; es el pensamiento humano el que lo hace parecer así.”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s