¿Quién velará por nuestras escuelas?

xavier

EDUCACIÓN PÚBLICA

Por Xavier O. Oquendo
Estudiante/Colaborador

 

Todos odiamos los inicios de semana, pero el lunes, 27 de febrero de 2017, los maestros de la Escuela Superior Dra. Conchita Cuevas en Gurabo lo odiaron aún más al llegar a su lugar de trabajo. Esto, al toparse con más de cincuenta salones abiertos, los candados rotos y una que otra cosa robada.

Al igual que muchas otras escuelas del país, “la Conchita” no ha estado exenta de una ola de escalamientos que afectan las instituciones públicas alrededor de todo Puerto Rico, siendo el último atraco en Gurabo en octubre del año pasado, cuando vandalizaron el plantel dejando ventanas y armarios destruidos.

Esta vez no fue la excepción. Volaron los candados de 51 salones, robaron dos laptops y equipos de jardinería como un blower de hojas y dos trimmers.

La Conchita Cuevas también sufre la falta de un guardia de seguridad durante la noche, otro mal que afecta a la mayoría de las escuelas del sistema público del país; y sin duda alguna, ha provocado un alza en el pillaje. La mayoría de los materiales que le brindan los maestros a sus estudiantes son costeados por ellos mismos, lo que agrava la precaria situación económica que enfrenta el personal docente.

Pero, ¿dónde está el Departamento de Educación en todo esto? Le han exigido a los maestros mucho más trabajo de lo que les corresponde. Además, la paga no les da ni para poder sobrevivir. Y claro, los estudiantes están desinteresados debido a las condiciones que se encuentran muchas escuelas y a su vez, el Departamento da cero vigilancia a cambio.

El exsecretario de dicha dependencia, Rafael Román, eliminó los guardias de seguridad nocturnos debido a que, según él, “hay situaciones que tienen más prioridad que asignar un guardia de seguridad en una escuela de 10:00 p.m. a 6:00 a.m.”. Así mencionó en una nota del periódico El Nuevo Día, el 19 de octubre de 2013. De la misma forma, señaló que la decisión le ahorraría más dinero al Departamento.

Estoy seguro de que los educadores, el personal administrativo, los estudiantes y los padres que asisten a las escuelas diariamente, se preguntan a dónde va el dinero que “se ahorran”, pues cada vez empeora aún más las condiciones del sistema público de enseñanza.

La vigilancia en las escuelas es importante, tanto para los estudiantes como para los educadores que van a fajarse día a día para brindarle la educación necesaria a lo que será el futuro de nuestro país. Todos los maestros, padres y estudiantes deben unirse en un solo llamado y exigirle al Departamento de Educación la seguridad necesaria para las escuelas públicas de nuestra isla.

Porque si no la brindan… entonces, ¿quién velará por ellas?

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s