Dame tres tazas de café

Usualmente mis días comienzan mejor si van acompañados de un café con leche y cinco sobres de azúcar para la diabetes. No importa cuán estresada esté o la resaca que lleve, siempre me hacen sentir renovada. Hoy el café no me hace nada. Dame uno. Dame dos. Dame tres, pero no siento nada. Entonces pienso en que a veces necesito estar cabreada, que ni el café puede quitarme eso. Dicen que el coraje nunca es bueno, que la sonrisa de una mujer es su curva más linda, que una niña bonita se ve fea molesta, ¡jódanse!

Palabras llenas de disque positivismo y machismo. ¡Que yo me veo linda cómo y cuándo quiera! ¡Que yo si soy libre! Que se escape un “coño”, un “puñeta”, un “me cago en ti”, porque necesito sacarme lo que llevo dentro que me oprime, me esclaviza, me harta. A todas estas, ¿quién decidió lo que es bueno y lo que es malo? Mucho poder a un simple humano cabeciduro y prejuicioso.

Hoy me levanté del lado que quise. Me puse la primera ropa que encontré. No quiero maquillaje ni mucho menos lucir bonita. Saludé a quien me plació y solté dos o tres verdades por ahí. Lloro de coraje, pero hoy no me da la gana de llorar. Sí, que todo estará bien, que esté tranquila, que las cosas pasan por algo, que estamos en el proceso. Frases trilladas que repiten como el papagallo. Hoy quiero darme atención a mí misma, esa que no recibo por los demás pero que yo sí ofrezco. Tomo la libreta o el ordenador y escribo, practico mi deporte favorito, leo el libro que quería o doy un paseo.

A la mierda que el coraje no nos lleva a nada. El coraje me inspira, me hace reflexionar y plantearme nuevas metas si no es que las modifico. Soy más fuerte y no le tolero nada a nadie, se acabaron los paños tibios. La gente es estúpida, imbécil, idiota y no la tolero. Digo lo que quiero, no me importa. Estoy feliz dentro de mí porque estoy siendo yo misma. Dame tres cafés si quieres, pero déjame ser libre de vez en cuando y de cuando en vez.

locks-trans-3Enredos es Angélica Serrano. Semi periodista, semi socióloga. Independentista sin camiseta verde. Sarcástica, agria, analítica como Rubén Sánchez, y rebulera como Carmen Jovet. Leer más

 

Una respuesta a “Dame tres tazas de café

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s